Skip to content Skip to footer

TIPOS DE DESPIDO INDIVIDUAL Y CÓMO PROCEDER

El acto de despedir a un trabajador es el ejercicio de un derecho por parte del empresario, mediante el cual pone fin a la relación laboral con un empleado (o un grupo de ellos) en base a causas legales. Pero si los motivos no se ajustan a esa legalidad, el despido se puede impugnar.

En España existen dos tipos de despido: objetivo y disciplinario; y a continuación te hablamos de ellos. Además, si necesitas ayuda para saber cuáles son tus derechos y reclamar una indemnización, en Solano Abogados te asesoramos y acompañamos en todo el proceso. ¡Infórmate sin compromiso!

DESPIDO DISCIPLINARIO: CAUSAS

  • Las faltas de asistencia o puntualidad al trabajo.
  • La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • Las ofensas verbales o físicas.
  • La transgresión de la buena fe contractual o abuso de confianza
  • La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento.
  • La embriaguez o toxicomanía.
  • El acoso.

DESPIDO DISCIPLINARIO: EFECTOS

Despido disciplinario procedente

Un despido disciplinario será clasificado como procedente cuando se constate que la decisión del empresario era justa, y que efectivamente concurren causas suficientes para proceder al cese del trabajador. En este caso, no hay indemnización posible.

Despido disciplinario improcedente

Si ocurre lo contrario, se tratará de un despido disciplinario improcedente. Como también lo será si la comunicación al trabajador no cumple los requisitos formales. Y el empresario podrá escoger entre la readmisión del empleado o abonarle una indemnización. Esta será de 33 días de salario por año trabajado si el contrato se formalizó a partir del 12 de febrero de 2012. Y de 45 días por año si se firmó antes de esa fecha.

Despido disciplinario nulo

Por último, si es declarado nulo debido a que se constata que el trabajador ha sido cesado por discriminación, la empresa debe readmitir al trabajador en el plazo de tres días (como norma general) y abonar los llamados salarios de tramitación. Y, aunque si esto sucede no se cobra indemnización, cuando la nulidad fuese consecuencia de la vulneración de derechos fundamentales sí se podría luchar por una indemnización por daños y perjuicios.

DESPIDO OBJETIVO: CAUSAS

  • Económicas, técnicas, organizativas o de producción.
  • Ineptitud sobrevenida del trabajador.
  • Falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo, cuando dichos cambios sean razonables, si bien el empresario deberá haber ofrecido previamente al trabajador un curso para facilitar su adaptación.
  • Insuficiente consignación presupuestaria después de que la empresa celebre un contrato con el Estado para llevar a cabo un plan o programa público.

DESPIDO OBJETIVO: EFECTOS

Despido objetivo procedente

Será procedente cuando se corrobore que los hechos alegados por el empresario son ciertos y, a su vez, causa de despido objetivo. Pero, a diferencia del despido disciplinario procedente, el despido objetivo procedente sí da derecho a una indemnización (20 días por año trabajado) ya que no existe una culpa grave del afectado.

Despido objetivo improcedente

El despido será improcedente si el fundamento no es real o no está acreditado. O incluso si la forma de notificarlo formalmente no se ha ajustado a la normativa. En este caso, las indemnizaciones son idénticas a la que se debe percibir por despido disciplinario improcedente.

Despido objetivo nulo

En tercer lugar, si es declarado nulo, se procederá igual que en el caso del despido disciplinario nulo.

 


¿Necesita más información?

Contacte ahora y le asesoraremos en lo que necesite.